Tortugas de mar confunden el olor del plástico con comida.

“Esta trampa olfativa podría explicar por qué estos animales se enredan tanto en los desechos”

“Esta trampa olfativa podría explicar por qué estos animales se enredan tanto en los desechos”

Las tortugas marinas de todo el mundo están amenazadas por los desechos plásticos marinos, principalmente por ingestión y enredos. Ahora, los investigadores han descubierto una nueva evidencia para explicar por qué todo ese plástico es tan peligroso para las tortugas: confunden el olor del plástico con el alimento, según publican este lunes en la revista ‘Current Biology’.

“Descubrimos que las tortugas bobas responden a los olores de los plásticos incrustados de materia orgánica de la misma manera que responden a los olores alimentarios, lo que sugiere que las tortugas pueden ser atraídas a los desechos plásticos no solo por su aspecto, sino por su olor“, explica Joseph Pfaller de la Universidad de Florida, Gainesville. En este sentido, añade: “Esta ‘trampa olfativa’ podría ayudar a explicar por qué las tortugas marinas ingieren y se enredan en el plástico con tanta frecuencia”.

La bioincrustación se refiere a la acumulación de microbios, algas, plantas y pequeños animales en superficies húmedas, que ocurre con los plásticos en el océano.

Durante mucho tiempo se pensó que las tortugas marinas ven plásticos y los confunden visualmente con presas, como las medusas. Pero Pfaller y sus colegas se dieron cuenta de que se sabía poco sobre los mecanismos sensoriales que podrían atraer a las tortugas marinas al plástico.

Además, el coautor del estudio, Matt Savoca, de la Estación Marina Hopkins de la Universidad de Stanford, había demostrado que los odorantes en el aire utilizados por los depredadores marinos para localizar buenos lugares para encontrar alimentos también emanan de desechos plásticos acondicionados o biocontaminados.

Entonces, preguntaron, ¿qué podría significar eso para las tortugas marinas?

Se determinó que los microorganismos que se adhieren al plástico al contacto con el aire producen dimetil sulfuro, con un olor que confunde a las tortugas, pero también a aves y hasta a ballenas.

Para confirmar el resultado, un grupo de tortugas se sometió a dos escenarios. En el primero había agua y plástico limpio, que fue ignorado por las tortugas, pero no así cuando olieron plástico colonizado por bacterias y pequeños invertebrados tras cinco semanas en el mar.

La oceanóloga Amy Siuda de la Universidad de Eckerd, quien no participó en la investigación, se mostró sorprendida al conocer los resultados publicados en Current Biology y advirtió que, por lo visto, el riesgo proviene de todo tipo de plástico, señaló.

About the Author

Charlieo García
Trabajo desde hace 7 años en el Corporativo Núcleo Radio y Televisión con gran desempeño y dedicación en mi área de trabajo, ya que es una empresa muy importante y la más destacada de los medios de comunicación en todo Coahuila