Muere “Popeye”, el sicario más famoso de Pablo Escobar.

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, vinculado a crímenes como el asesinato de Luis Carlos Galán, falleció por un cáncer de esófago.

Popeye pasó más de 23 años detenido por cientos de asesinatos. Luego, fue recapturado en mayo de 2018 por los delitos de extorsión y concierto para delinquir.

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, conocido como Popeye, el temido sicario de Pablo Escobar vinculado a muchos de los peores crímenes del cartel de Medellín, murió la madrugada de este jueves en el Instituto Nacional de Cancerología de Bogotá, donde se encontraba hospitalizado por un cáncer de esófago en estado avanzado, según ha confirmado el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Velásquez, de 57 años, que estaba otra vez preso desde mayo de 2018 por un caso de extorsión y concierto para delinquir, padecía la enfermedad en sus fases terminales, con metástasis en los pulmones, el hígado y otros órganos, por lo que había sido trasladado desde el pasado 31 de diciembre al centro en el que falleció, donde recibía cuidados paliativos.

El hombre fue capturado el 25 de mayo de 2018 y desde entonces cumplía condena por los delitos de extorsión y concierto para delinquir. La Fiscalía de Colombia lo vinculó con grupos de extorsión en la ciudad de Medellín.

Antes ya había pasado más de 23 años preso por su rol en el Cartel de Medellín, por el que se le atribuyen decenas de asesinatos (algunos medios señalan que hasta 300).

Una vez liberado, Popeye se convirtió en un activo usuario de redes sociales como Twitter y YouTube.