En abandono y medidas extremas; así sobreviven al Coronavirus.

Algunos animales llevan días solos y otros sus dueños los protegen con tapabocas especiales.

Mascotas sobreviven a su suerte en China

Los perritos y otras mascotas también han sufrido los estragos del coronavirus y la cuarentena que se instauró en Wuhan, zona donde se originó este mortal virus que ha cobrado la vida de más de 400 personas. Algunos animales llevan días solos y otros sus dueños los protegen con tapabocas especiales.

En redes sociales los dueños de las mascotas que no pudieron regresar a sus casas debido a que estaban fuera por las fiestas decembrinas cuando llegó la cuarentena por el coronavirus han manifestado su preocupación y han pedido ayuda a los residentes de Wuhan para alimentar a los animales que se quedaron solos.

“¡Por favor, ayúdame alimentando a mi gato!”. Este grito de alarma fue lanzado el 30 de enero por un usuario de la red de microblogs Weibo (el equivalente a Facebook china) ilustra claramente la preocupación de muchos “exiliados”.

Algunos habitantes se han ofrecido para alimentar a los animales que se quedaron solos. Y los dueños que tienen con ellos a sus perritos en Wuhan han decidido protegerlos al colocarles mascarillas.

Aunque no hay cifras de contagio por los animales, y las autoridades de la Organización Mundial de la Salud han reportado que no hay ninguna evidencia de transmisión de perros a humanos, los dueños de las mascotas han tomado la precaución de colocarles mascarillas especiales a los animales.

Debido a esto, las ventas de estos productos aumentaron por la preocupación de la salud de las mascotas y ahora los tapa bocas para perritos están agotados en China, ante la presión de las autoridades que pidieron deshacerse de sus animales en cinco días o arriesgarse a que los sacrifiquen.

Aunque las mascarillas para los perros no son tan profesionales como las que se fabrican para humanos, los vendedores de estos productos destacan que los perritos al portar estos tapa bocas no pueden comer, lamer el piso u otra cosa ni aspirar las partículas que están en el aire.