Coronavirus podría cerrar varias plantas automotrices en todo el mundo.

China anuncia nuevas medidas para contener el coronavirus .

La producción en la planta podría detenerse por hasta cuatro semanas.

El costo humano del brote de coronavirus en China es trágico, creciente y evidente. Y el costo para las empresas de todo el mundo también podría ser grave en las próximas semanas.

Los fabricantes de todo el mundo dependen de piezas de China para mantener sus propias cadenas de suministro. Los expertos temen que las fábricas de todo el mundo puedan detenerse si muchas de las plantas en China permanecen cerradas esta semana.

Las plantas automotrices podrían estar entre las primeras en sentir el impacto. Esto se debe al gran tamaño de la industria china de autopartes y al hecho de que no se puede construir un automóvil con solo el 99% de sus piezas.

“Solo se necesita una parte faltante para detener una línea de producción”, dijo Mike Dunne, consultor de la industria automotriz en Asia y ex jefe de operaciones de General Motors en Indonesia.

Dunne dijo que ha habido muchos ejemplos en el pasado en los que problemas como un incendio o un desastre natural hacen cerrar una sola planta proveedora y pueden afectar las plantas automotrices en todo el mundo. Esto podría ser mucho peor dependiendo de cuán generalizado se vuelva el cierre de las plantas debido al virus.

China es un importante proveedor de piezas para plantas automotrices en todo el mundo, pues envió casi 35.000 millones de dólares de piezas en 2018, según datos de la ONU. Alrededor de 20.000 millones de dólares en partes chinas se exportaron solo a Estados Unidos en 2018, según la Administración de Comercio Internacional del Departamento de Comercio. Si bien algunas de esas partes van a tiendas minoristas de autopartes, un gran porcentaje de ellas van a líneas de ensamblaje y se utilizan para construir automóviles.

Y los expertos dicen que las partes en riesgo son probablemente mayores que eso, ya que muchas partes chinas, desde chips de computadora hasta tornillos y pernos, no se clasifican simplemente como partes de automóviles de la misma manera que un parachoques o pistón del motor se clasifican de esa manera. Además, las piezas chinas a menudo terminan siendo utilizadas en piezas de automóviles construidas en otros países.

Encontrar reemplazos para todas esas partes no es práctico si el suministro continúa interrumpido, dijo Kristin Dziczek, vicepresidenta del Centro de Investigación Automotriz, un grupo de expertos de Michigan.

“Es difícil decir cuándo comenzará a afectar aquí”, dijo. “Esperaría ver un impacto global en cascada para finales de febrero si la producción china no regresa [esta semana]. Todos los fabricantes de automóviles tienen una sala de guerra de la cadena de suministro en marcha ahora para determinar qué pueden hacer. Pero China es tan grande que no hay forma de que no puedan verse afectados”.

Hasta ahora, la mayoría de las plantas de ensamblaje de automóviles en China están cerradas y están allí para servir al mercado chino. Volkswagen anunció que mantendría sus plantas automotrices chinas cerradas en parte debido a las restricciones de viaje allí y en parte debido a la falta de piezas.